Quemarse a lo bonzo

El origen del término » a lo bonzo» no se refiere a la forma de quitarse la vida, sino al hecho de matarse como forma de protesta política. Así, uno podría «tirarse por un puente, a lo bonzo», si antes indica la causa contra la que protesta. O podría pegarse un tiro delante de un político cuyas decisiones se pretenda cuestionar.
Sin embargo, la definición que ha prevalecido, y por tanto la válida, es aquella que se refiere a la forma en que el bonzo se suicida: prendiéndose fuego.

Rociándose de líquido inflamable, y prendiéndose fuego en público,
en acción de protesta o solidaridad. Se quemó a lo bonzo.

No nos engañemos, los bonzos no suelen suicidarse. Un bonzo no es más que un monje budista. Y fue un monje budista en particular el que da nombre a toda esta expresión: Thích Quang Duc.

Continúa leyendo Quemarse a lo bonzo

La batalla del láser

Leía en la edición impresa de «El país» del 07-10-2005 que había muerto Gordon Gould. En la nota necrológica desglosaban una vida sorprendentemente dramática.
Gould era un físico estadounidense que trabajó en diversas universidades del país. Su mujer era una activista comunista, y eso le trajo numerosas complicaciones, teniendo en cuenta el rechazo que el gobierno de su país tenía hacia el comunismo. Así, perdió alguna plaza en la universidad por sus implicaciones políticas.
Gould descubrió el láser en 1957. Maravillado ante la trascendencia del invento, bajó a la tienda de comestibles de su barrio a contar lo que había descubierto.
Habló con un abogado sobre si debía patentar la idea, pero este le dio uno de los peores consejos de la historia: «Espera a desarrollar algo práctico, te será más fácil patentarlo y obtendrás mayores beneficios»
Luego decidió llevarlo a la práctica, para ello contactó con empresas a las que pudiera interesarle y se puso, con una de ellas, manos a la obra.

Continúa leyendo La batalla del láser

De los jabalíes no se acuerda naide

Encuentran un jabalí muerto en pleno centro de Madrid
PESA MÁS DE 100 KILOS
ELMUNDO.ES 17 de diciembre de 2002
MADRID.- Insólito hallazgo en el centro de Madrid. Un jabalí de más de 100 kilos ha sido encontrado muerto en la calle de Mejía Lequerica, según fuentes de la Policía Municipal.
Sobre las 22.10 horas del domingo, un vecino encontró a la bestia en la acera de esta calle, a la altura del número 6, y se puso en contacto con la policía. Al no estar disponible el servicio de recogida de animales, los mismos agentes, con ayuda de los técnicos del Servicio de Limpieza Urgente del Ayuntamiento (SELUR), envolvieron al jabalí y lo llevaron a la Casa de Campo.
La incógnita ahora es saber cómo llegó el animal a pleno centro de Madrid. Posiblemente, fue trasladado hasta la céntrica calle madrileña en un coche. El jabalí no presentaba impacto de bala, aunque sí sangraba por la boca, por lo que no se descarta que haya sufrido un atropello.

Continúa leyendo De los jabalíes no se acuerda naide