Mis libros recomendados

A lo largo de los años he recomendado unos cuantos libros, casi todos en la misma categoría de ‘Libros‘. Como he mencionado a veces, solo suelo mencionar lo que me ha gustado mucho, ni hago resúmenes de todo lo que he leído ni tan siquiera de todo lo que me ha gustado.

No obstante, no estaría de más tener un resumen con mis principales recomendaciones, como referencia y para aquellos que no quieran pasar el suplicio de tener que leer artículos antiguos. Voy a evitar un ranking de peor a mejor, o por categorías. Deliberadamente la lista será tan caótica como sea posible: un decálogo de doce puntos.

La lista es tan personal que no se parece a ningún ranking de los mejores libros que hayáis visto jamás.


Trampa 22, de Joseph Heller.
Año de publicación: 1961.
Temática: Humor.
Artículo sobre el libro.
Qué hace especial a ese libro: En su momento me pareció super divertido, algo que rara vez se consigue en una novela americana. Es muy entretenido e ingenioso. Además tiene mensaje anti belicista, lo cual siempre es un factor progresista a tener en cuenta.
Es un libro sencillo: sólo tienes que leer los dos primeros capítulos y el resto del libro es todo igual. Si te encanta de salida bien, si no, no te va a gustar más conforme evolucione la trama.


Ishmael, de Daniel Quinn.
Año de publicación: 1992.
Temática: Novela filosófica.
Artículo sobre el libro.
Qué hace especial a ese libro:

Aunque admite numerosas críticas se trata de una obra extraordinaria por lo pulido del material, la originalidad de principio a fin – tanto de la temática como de la forma de desarrollarla – y sobre todo porque es un libro que se atreve a entrar donde otros se limitan a merodear.


Ensayos, de Michel de Montaigne.
Año de publicación: 1533.
Temática: Es como un blog personal, pero del siglo XVI, filosofía, vida privada y ética expresada en términos sencillos.
Artículo sobre el libro, este por ejemplo (la parte final).
Qué hace especial a ese libro: Es el libro que me llevaría a una isla desierta. Se puede leer una y otra vez, de principio a fin o por capítulos salteados. Tiene la profundidad de un libro clásico, el ingenio de un superdotado con la frescura de un aficionado. El estilo recuerda mucho al de Cervantes en El Quijote. El contenido de los Ensayos de Montaigne me parece mucho más profundo y ameno, pero claro, es que El Quijote, solo por la estructura de la novela, ya es insuperable. Montaigne es el típico genio que deliberadamente trata de pasar desapercibido, y aún así, no lo consigue.
El lema de este blog está extraído de los Ensayos.


Manual del Aventurero, de Rüdiger Nehberg.
Año de publicación: 1984.
Temática: Manual de supervivencia.
Artículo sobre el libro.
Qué hace especial a ese libro: Es uno de los primeros libros de supervivencia que se publicaron. Tiene un cierto encanto retro. Ahora que la supervivencia está tan de moda, este libro la trata de una forma totalmente diferente: menos tecnológica y preparacionista y más centrada en los problemas a que te puedes enfrentar en la naturaleza y cómo resolverlos sin apenas recursos. Es muy divertido y tiene algunas frases míticas.
Es un libro de mi generación, popular hace muchísimos años pero ahora totalmente superado por otros autores con más medios, no obstante este libro tiene la magia del que escribe sobre algo de lo que no se había escrito antes, basándose en experiencias propias, sin apenas bibliografía.


Padre rico, padre pobre, de Robert T. Kiyosaki
Año de publicación: 1997.
Temática: Autoayuda, temática económica.
Qué hace especial a ese libro: Los libros de autoayuda suelen ser infames, te hacen sentir bien mientras los lees, como si estuvieras experimentando los beneficios que prometen, pero al terminarlos, te sientes vacío y no se produce ninguno de los cambios prometidos. En ese sentido, este libro quizás no sea muy diferente. Para mi sin embargo, por haberlo leído en un momento específico de mi vida, y en una situación económica determinada, me sirvió para aclarar conceptos que estaban en mi cabeza pero a los que no había conseguido dar forma. Gracias a ese libro me he salvado de ser una víctima más de la burbuja inmobiliaria – lo cual no deja de ser curioso teniendo en cuenta que el libro sugiere las inversiones inmobiliarias como el camino hacia la riqueza.

Lo que me quedó grabado de este libro es que la lectura generalizada de cómo debe gestionar uno su economía – y por extensión su vida – no solo es equivocada, sino que resulta en la mayoría de los casos nociva. En muchas ocasiones lo que es bueno para el bien común, no lo es para ti. Por ejemplo, que te hagas emprendedor, des de alta una empresa, alquiles un local, contrates a empleados, compres mobiliario, y publicidad, para luego perderlo todo una vez la empresa quiebre (lo cual sucede en más de las tres cuartas partes de los casos), es muy bueno para la sociedad, que se habrá quedado con gran parte de todo tu dinero, pues los impuestos se cobran primero, y podrá construir escuelas y hospitales con tu dinero. Pero algo me dice que no es bueno para ti.


Ficciones, de Jorge Luis Borges.
Año de publicación: 1944.
Temática: Cuentos.
Artículo sobre el libro, este por ejemplo.
Qué hace especial a ese libro: Algunos de los relatos de Borges son quizás las únicas obras de arte hechas por el hombre que son absolutamente perfectas. Tlön, Uqbar, Orbis Tertius es un relato tan fascinante, original y complejo, que parece escrito por alguien de otro planeta. Al terminarlo, sientes como si estuvieras drogado. Toda la ciencia ficción de los siglos XX y XXI está en eterna deuda con el camino que abrió Borges.
Nota: La poesía de Borges es un mundo totalmente diferente al de sus relatos, tiene un público devoto pero yo no figuro entre ellos.


Vidas Paralelas, de Plutarco
Año de publicación: 117.
Temática: Biografía.
Artículo sobre el libro, este por ejemplo.
Qué hace especial a ese libro: Las biografías de Plutarco son quizás el libro más influyente de la Historia, sólo después de la Biblia. Shakespeare lo copió (y mejoró) hasta la nausea. Gran parte del interés por la antigua Grecia y Roma se sostiene en lo contado por Plutarco y es una referencia histórica fundamental. Sus libros son los pilares sobre los que se ha construido todo después.
A veces son aburridos, a veces intrascendentes. Están plagados de datos erróneos, a veces deliberadamente inventados, pero en muchas ocasiones mostrando que los antiguos tenían un muy interesante concepto de la realidad que incluía sucesos fantásticos.

En el mundo actual, que ensalza a personajes como Steve Jobs o Elon Musk, es muy saludable leer la vida de Julio César para poner cada cosa en su sitio y darse cuenta de cómo la gente de hace 20 siglos estaba hecha de otra pasta. Con los años, y tantas películas de viajes en el tiempo, he llegado a la teoría de que si hoy Julio César viajara al siglo XXI, se adaptaría hasta el punto de convertirse en una persona notable. Mientras que si Steve Jobs viajara al siglo I a.C., posiblemente moriría en menos de 24 horas.

Las historias de Grecia y Roma, contadas de primera mano, muestran un mundo brutal y trastornado pero también con una energía y vida que hacen de nuestro tiempo una época aburrida. ¿El mayor espectáculo del siglo XXI? Quizás las películas de “El señor de los Anillos” en un cine con 3D. ¿En la Antigua Roma? En el 46 a.C, en el circo Romano, con un aforo similar al del Santiago Bernabeu, mostrar una jirafa, que era un animal jamás visto por los romanos. Sólo traer la jirafa desde África habría costado tanto como construir el Santiago Bernabeu hoy en día. Y a pesar de ello Julio César permitió que fuera destrozada por los leones en una batalla perdida, como muestra de máximo poder: me puedo permitir traer al animal más fascinante del mundo y aún así matarla en unos minutos. Y que esa solo fuera una parte del espectáculo, lleno de combates, muerte y sorpresas.


Corrección, de Thomas Bernhard.
Año de publicación: 1975.
Temática: Novela.
Qué hace especial a ese libro: Es un a priori libro aridísimo. No sólo tiene un único capítulo, sino que sólo está compuesto de un párrafo y en la primera página sólo hay un punto y seguido. El libro no tiene ni un sólo punto y aparte. Lo que podría tratarse de un experimento estilístico de un autor pretencioso, en el caso de Bernhard se trata de su estructura mental. Considerando que el libro está escrito en alemán, donde los verbos no se mencionan hasta el final de las frases, los españoles debemos sentirnos agraciados.

Pero como digo, es un libro árido sólo en apariencia. La continua repetición, las frases larguísimas, recuerdan mucho a la forma obsesiva en que a veces pensamos. Si se conecta con la forma de escribir del autor, su estilo resulta hipnótico y adictivo. En la novela no pasa nada: te introduce en la trastornada visión del mundo del protagonista, y sus obsesiones enfermizas. La desquiciada primera frase, de más de 300 palabras – y que no lo es más que las siguientes – te muestra que no estás ante un libro habitual. Personalmente me he leído casi todos sus libros y algunos, como este, más de una vez.

Bernhard es un autor que provoca asco o admiración. Y nada en medio. Algunos me maldeciréis por la sugerencia, otros me ofreceréis la mano de vuestra primogénita por el consejo.


Trópico de Capricornio, de Henry Miller.
Año de publicación: 1938.
Temática: Novela.
Artículo sobre el libro, el nombre del blog es un homenaje a este libro.
Qué hace especial a ese libro: Puede decirse que es mi libro favorito, lo he leído más de siete veces, aunque la última hace más de 10 años. El libro es una secuela del más famoso, Trópico de Cáncer, libro prohibido por su alto contenido sexual durante muchos años. Objetivamente es un libro que no tiene nada especial, no pasará a la Historia, no ha tenido nunca mucho éxito. Pero con el tiempo, el libro ha pasado a ser una parte importante de mi.

Para mi es contradictorio decir que es mi libro favorito y, al mismo tiempo, no creo que lo disfrutara volviéndolo a leer – cosa que no diría, por ejemplo de El Quijote o los Ensayos de Montaigne. Eso sí, lo he leído tantas veces que he conseguido saltar la barrera de mi pésima memoria y tenerlo siempre presente.


Empresas Y Tribulaciones De Maqroll El Gaviero, de Álvaro Mutis.
Año de publicación: 1993.
Temática: Novela.
Artículo sobre el libro.
Qué hace especial a ese libro: Al contrario que “Trópico de Capricornio”, que podría decirse que es una novela para post adolescentes que tratan de entender un mundo lleno de contradicciones, siempre mirando hacia adelante, las novelas sobre Maqroll tienen un aire de “libro para viejos” que hacen una reflexión sobre lo vivido. Sus libros están llenos de nostalgia, serenidad y búsqueda de la magia en un mundo del que uno ya está irrecuperablemente desengañado.


Early Retirement Extreme, de Jacob Lund Fisker.
Año de publicación: 2010.
Temática: Autoayuda financiera.
Artículo sobre el libro.
Qué hace especial a ese libro: Aunque el libro se supone que es una guía para conseguir jubilarse antes de los 40-50 años, en realidad es un libro que aborda la cultura financiera desde un punto de vista inusual. Si bien el libro antes señalado de “Padre Rico, Padre Pobre”, trata de ilustrarnos en el camino hacia el enriquecimiento, este realiza una aproximación más modesta, hacia la subsistencia con pocos medios. El primero podría ser un libro “de derechas” y este uno “de izquierdas” pero liberado de las obsesiones progresistas.

El libro trata de orientar sobre cómo podemos simplificar nuestra vida para ser más felices. Cómo muchos de los costes necesarios para ser felices son en realidad puro consumismo (el coche nuevo, la casa grande, el Netflix, comer en el restaurante Michelin). El autor se hace grande eligiendo su propio camino mental, alejado de sectarismos. No busca un mundo más primitivo, ni propone cambios que sólo funcionan si los toma la sociedad en su conjunto. Te da una serie de ideas para que tengas una vida más sencilla y para que pongas el foco en lo realmente interesante. Podría decirse que es como una economía con buena relación calidad/precio.

Personalmente creo que si adoptamos un modo de vida de persona acomodada en los años 70, podemos ser felices, aún teniendo ingresos de pobre del siglo XXI. En aquella época la gente tenía casa propia, pero no dos cuartos de baño, hidromasaje, trastero y plaza de garaje. Tenían coche pero no uno que aparca solo y que no emite gases contaminantes. La gente comía fuera, pero no a diario.


Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez.
Año de publicación: 1981.
Temática: Novela.
Qué hace especial a ese libro: Es un libro recomendado hasta la nausea, del mismo modo que Cien años de soledad, del mismo autor. Este es mucho más intenso y maduro, en apenas 100 páginas crea una historia, cuyo desenlace está ya desvelado hasta en el título, pero que crea una sensación de intriga continua.

Si bien muchos de los libros arriba mencionados pueden ser controvertidos, amados por algunos y odiados por otros, García Márquez es como un Ángel de Victoria Secret: puedes adorarlo o envidiarlo, pero nada más.

Artículos interesantes para leer en el 2016

En la época dorada del blog solía escribir resúmenes de artículos largos que había leído por ahí. Hace años que no lo hago pero, afortunadamente, no he dejado de leer cosas interesantes. Voy a recomendar unas cuantas pendientes, 31 en total. Larga lista, tendréis lectura para lo que queda de año. No lo olvidéis, este blog no es de los que sugieren todo lo que leen. Lo que veis ahí es lo mejor de lo mejor.

De la Granja a la Mesa. Muy largo y muy currado artículo sobre los restaurantes que anuncian que sus productos vienen directos de granjas orgánicas o especiales, o aquellos que dicen que solo consumen productos de cercanía (producidos a menos de 50 km del restaurante). La realidad es que la mayoría pierde la pista de lo que compra y acaba comprando de todo, en muchas ocasiones productos de otros países y poco ecológicos. A veces su mensaje ecológico, es simplemente marketing, sin ningún interés en cumplir lo que dicen.

El articulo se refiere a Estados Unidos, sobre todo la zona de Florida, pero seguramente extrapolable a otros países.

El extraño caso de la mujer que no recuerda su pasado. Las historias de anomalías en la memoria abundan, hasta el punto de que casi todo está ya contado. Este caso es interesante porque es el de una persona que no consigue recordar nada a largo plazo pero que no era consciente de ello en ningún momento, ni ella ni la gente de su entorno, que solo la veían como ‘algo rara’.

Cómo Nike perdió su contrato de publicidad con Stephen Curry. Interesante historia sobre los entresijos de los contratos de marcas de prendas deportivas con los deportistas de élite, centrado en el caso de una de las estrellas de la NBA. Cómo la dejadez y la inercia hicieron que Nike lo dejara pasar y acabara fichando por Under Armour, una marca de segunda fila.

La Generación Dorada. Sobre las familias multimillonarias de China que mandan a sus hijos a vivir fuera del país. Hay reality shows sobre ellos, unas vidas ostentosas, despreocupadas, que siempre suscitan interés.

Los Reclutas Asesinos. Una bonita historia de amor y crimen, propia de una película, pero totalmente real. Muy bien narrado, se lee como un relato policial.

La Lista. Sobre la penosa vida de los registrados como delincuentes sexuales cuando eran menores de edad. Estados Unidos, donde la edad mínima para que el sexo no sea delito es bastante elevada, muchos adolescentes y niños acaban con sus vidas arruinadas para siempre simplemente por estar en la lista, de la que en muchos casos no se sale jamás. Bajarle los pantalones en clase a un compañero – algo que en mi época estudiantil se hacía mucho, sobre todo con chandal – lleva a una niña de 14 años a la misma lista que los violadores…de niñas de 14 años. ¿Te acostaste con tu novia de 17 años cuando tenías 18? También.

Estando en la lista de delincuentes sexuales tus opciones de vivir en un barrio tranquilo o encontrar trabajo desaparecen para siempre.

Es un artículazo, NewYorker en estado puro.

Qué aprendió Google de su búsqueda por conseguir el equipo perfecto. Un artículo donde se mencionan estudios recientes sobre el trabajo en equipo, qué hace que un equipo rinda más que otro. ¿Tiene que haber una cultura de grupo? ¿Ser personas de inteligencia similar? El artículo no es tan sólido como otros, pero el tema es interesante y aporta mucha información que no se suele oír por ninguna parte.

La historia secreta de Cien Años de Soledad. Lamentable tener que leer sobre cómo se gestó la novela ‘100 años de Soledad’ en lengua inglesa, pero es lo que hay. Artículo absolutamente pata negra, es un gustazo, super ameno y se lee sin poder parar.

Gabriel García Márquez dejó de trabajar durante año y medio, simplemente escribiendo la novela. Lo vendió todo hasta llegar al punto de que no le quedó dinero para enviar el manuscrito completo a Buenos Aires. Mandó la mitad del libro y la segunda mitad tras pasar por la casa de empeños.

El libro no fue un éxito, fue un fenómeno de masas que conmocionó al mundo. Hoy en día es una novela que fascina, imaginad en la época en que fue publicada.


La vida de Allen Iverson, tras retirarse de la NBA
. Típica historia de deportista que se arruina al terminar su carrera. El germen de su miseria se gesta durante los años dorados, de despilfarro y amistades interesadas. Cuando los ingresos disminuyen, el edificio se suele venir abajo.

El Ladrón de Orquídeas. El famoso artículo que provocó que la versión extendida en una novela que provocó la bizarra – y de visionado obligatorio – adaptación al cine. Una historia con muy buen ritmo sobre una persona de vida desordenada pero muy apasionada.

La caída del Rey de las Cerezas. Uno de los mayores comerciantes en Estados Unidos de cerezas sucumbe al lado oscuro y acaba ampliando el negocio a plantar marihuana. Este tipo de historias siempre son agradables.

El Mito del Comprador Ético. Sobre la imposibilidad de comprar ropa de forma ética y los engaños que se hacen los ecologistas de boicot bajo en calorías. Los callejones sin salida de la compra de ropa que casi siempre vendrá de países en vías de desarrollo donde es imposible exigir condiciones laborales, porque la cadena de intermediarios es tan larga, que a veces no sabes ni quién hace tu ropa.

Es uno de los mejores artículos de la selección, muy inteligentemente narrado, extenso pero no pesado. Inusual para ser algo del Huffington Post.

El mejor restaurante del mundo. Sobre cómo se realiza el ranking del mejor restaurante del mundo y la imposibilidad de que este título sea mínimamente objetivo – o justo. Una historia sobre cómo surge uno de estos rankings, los criterios de los críticos para visitar unos lugares y otros y cómo afecta a un restaurante el aparecer en los primeros puestos.

De acuerdo a Bloomberg, el día después de que Noma consiguiera el título de Mejor Restaurante del Mundo, en 2010, 100.000 personas intentaron reservar mesa. Tres años después, cuando ganó El Celler de Can Roca, de Girona, venciendo a Noma por primera vez, su página web recibió 2.500.000 de visitas en apenas 24 horas. La lista de espera sobrepasa al año.

Desde Afganistán, con Amor. Tierna y surrealista narración de cómo un país se abre al mundo del dating con métodos del siglo pasado mezclados con las nuevas tecnologías. Demasiado bueno para dejar pasar esta joya.

Los verdaderos adolescentes de Silicon Valley. Sobre las vidas de chicos que se la buscan en Silicon Valley sin aún ser mayores de edad. No es muy profundo pero aborda un aspecto distinto del Valle del que todo se sabe ya.

Faker, la superestrella coreana de League of Legends. Siempre es interesante conocer de un deporte del que no se sabe nada. En este largo artículo se trata sobre la vida de los deportes electrónicos o eSports. Videojuegos competitivos super complejos donde surgen estrellas como en cualquier competición deportiva. Todos hemos oído que algunos ganan mucho dinero. Es interesante también conocer cómo son sus vidas y cómo llegan al éxito.

Cómo Hollywood margina a las mujeres. Poco logrado artículo donde se intenta argumentar que hay discriminación hacia las mujeres en Hollywood, tanto en los papeles de las actrices, como los sueldos o las oportunidades para directores. Al menos es interesante para ver quiénes se sienten más discriminadas y las razones que aportan.

ZPM Espresso, historia interna del CrowFunding. De cómo una empresa fallida puede convertirse en una mayor pesadilla si tienes a auténticos pesados que han aportado dinero a través del CrowFunding. Cómo lo que podría incluso haber funcionado en un caso normal, acaba en fracaso simplemente por la pesadez de tener que oír opiniones y atender consultas de ‘inversores’.

El Departamento de Informática de la Mafia. Cómo unos informáticos acaban pasando al lado oscuro, casi sin darse cuenta, trabajando contra su voluntad para delincuentes organizados, y de lo complicado que es salir de eso. Este tipo de historias, de personas normales que acaban manchándose con delitos indirectamente, siempre han sido mi debilidad.
Trece meses trabajando, comiendo y viviendo en las Oficinas de Google. En Silicon Valley se gana mucho dinero, pero los alquileres son altísimos, así como las distancias al puesto de trabajo. Algunos ingenieros de Google muy cutres deciden aprovechar que la empresa es muy laxa con sus empleados, para acabar viviendo en las oficinas, ya sea durmiendo en sus sofás, el coche, o caravanas. Lectura obligatoria no, lo siguiente.

El doloroso precio de envejecer en la cárcel. En Estados Unidos, donde abundan las sentencias larguísimas, hay muchos presos ancianos con achaques de salud, sillas de ruedas, roturas de cadera y alimentación a base de pastillas. En un país que apenas gasta en Seguridad Social, los presos mayores suponen un problema muy costoso. Por otro lado, es poco ético y a veces inhumano tener a personas en ese estado que llevan en la cárcel décadas esperando a que mueran en prisión. ¿Qué justicia es esa?

Una entrevista a Tarantino. Donde entra a opinar de todo un poco, y sobre todo, de series y películas que han hecho otros. Muy interesante, es una pena que los grandes artistas siempre sean muy políticamente correctos y cautelosos en sus opiniones. Tarantino, afortunadamente, no lo es.

The Woman Who Froze in Fargo. La historia de una japonesa que viajó a Fargo pensando que había un tesoro enterrado, simplemente pensando que la película Fargo de los Hermanos Cohen era una especie de documental. La historia no acaba nada bien para la japonesita.

La historia de un granjero que se hizo millonario coleccionando dispensadores de caramelos Pez. Pocas cosas más extrañas que el submundo del coleccionismo de dispensadores de caramelos Pez. Pero sabes que necesitas leerlo y harás bien en hacerlo.

The Cultural History of Pain, La historia cultural del dolor. Artículo aladrillado de cómo y lo poco que se menciona el dolor y su percepción a lo largo de la Historia. Tema bizarro, ideal para mentes enfermas con traumas sexuales.

Por qué la crisis de Ucrania es culpa de Europa y Estados Unidos, no de Rusia. Brillante artículo explicando el origen de la crisis en Ucrania, sin caer en el simplismo de “la culpa es de Rusia”. Hoy en día es interesante ver cómo los medios ignoran un conflicto provocado por Occidente mientras que tratan de hacernos sentir culpables por un conflicto, el de Siria, del que Occidente no tiene – apenas – culpa.

El fracaso de Target en Canadá. Cómo una multinacional trata de instalarse en otro país…y fracasa en el intento. Muy llamativo el importante papel del software en dicho descalabro. Imprescindible lectura para los analistas informáticos, cuánto daño puede hacer una mala implantación.

La debacle de Nestlé en India. Cómo Nestlé perdió 500 millones de dólares con las pastillas Maggi, en una crisis bastante grave, surgida casi por error, por la venta de sus productos en la India. Burocracia, negocios multinacionales y contaminación alimentaria. Interesante.

El Hotel Cecil. Historia de una misteriosa muerte sin resolver, que se hizo viral en al red y tuvo a miles de personas jugando a los detectives online, tratando de aclarar la muerte de la turista que desapareció en el Hotel Cecil de California.

Cómo los Cárteles Mexicanos ganan su dinero. Obra de arte donde se expone el tráfico de drogas desde el punto de vista del puro negocio. ¿Cómo son las relaciones comerciales? ¿Ventajas competitivas? ¿Inversiones? ¿Gastos? Narrado de una forma muy amena e instructiva, de los mejores artículos de esta lista.

Los hermanos cruzados de Bogotá. La historia es fascinante pero demasiado larga y en algún momento acaba aburriendo. Dos hermanos gemelos idénticos son mezclados por error en el Hospital. No es que se van con los padres equivocados, sino que son separados como si fueran simplemente mellizos. El destino los acaba juntando de una forma disparatada. La grotesca situación de conocer que saber que tienes un gemelo idéntico cuando tienes 20 años.

Economía para los pobres

Hace ya varios meses que leí un excelente libro: Poor Economics: A Radical Rethinking of the Way to Fight Global Poverty. El libro trata sobre qué medidas eficaces pueden tomarse – y se están tomando – por parte de programas de ayuda humanitaria, para mejorar la situación de los más pobres.

La mayoría de la gente se preocupa por los pobres de forma burda y superficial. Ayudar en el tercer mundo se ha convertido en una patética forma de estatus. Pasar unos meses en un país de África es una peligrosa moda, tan extendida como tirarse un año de Erasmus “porque yo lo valgo”.

Porque “ir a ayudar” no significa que se ayude. La mayoría de las habilidades de un joven de 20 años en un país desarrollado son inútiles en uno muy pobre, especialmente cuando ni siquiera se habla el idioma del país de destino. Incluso los conocimientos médicos a veces no son directamente aplicables, por la falta de medios. Casi todos los que van a uno de esos países como misioneros lo único que hacen es perder el tiempo, sentirse muy bien, especiales y quedar de lujo con los amigos cuando se está de vuelta.

Cuando se da dinero a una causa humanitaria casi nunca se piensa si ese dinero estará bien invertido. Se asume que un porcentaje más o menos grande se perderá por el camino. Pero lo que no se piensa nunca es que, en muchos casos, lo que se haga con ese dinero no servirá casi para nada. Incluso puede ser contraproducente.

Uno de los principales problemas de cualquier ayuda al tercer mundo es el daño en la economía local. El libro cuenta el caso de la distribución de redes antimosquitos: una de las medidas más importantes para conservar la salud en regiones tropicales. Muchos planes de distribución gratuita de estas redes han acabado arruinando a empresas locales que se dedicaban, con mayor o menor éxito, a su venta.

No es trivial cómo solucionar el problema. Si se le da el dinero a la gente para que compre las redes, acaban gastándoselo en otras cosas, porque no son conscientes de cuáles son sus verdaderas necesidades. Los precios de venta y modos de distribución de esas empresas locales no son competitivos para una compra a gran escala. Algo tan simple como darle a la gente lo que más necesita dista de ser sencillo.

En general los pobres no tienen ni idea de cuáles son sus mayores problemas: viven al día. No piensan que estadísticamente un 20% de ellos contraerá SIDA y un 25% morirá a causa de enfermedades iniciadas con picaduras de mosquito. Si tuvieran suficiente dinero, se comprarían una televisión.

Los pobres carecen de partes de información fundamentales y creen en cosas que no son verdad. Cuando tienen una creencia firme suele ser incorrecta, acaban tomando decisiones equivocadas, a veces con consecuencias dramáticas.

Muchos de los esfuerzos en crear escuelas y escolarizar a los niños son vanos. Los alumnos atienden cientos de horas de clase donde no aprenden casi nada práctico. Los profesores son pésimos y faltan a menudo. Los planes de estudio son ineficaces. Millones de euros invertidos en una enorme pérdida de tiempo, que al mismo tiempo erosiona la imagen de la educación ante los ojos de esos pobres. Si en un futuro consiguen algo de dinero, jamás lo dedicarán a aumentar la formación de sus hijos.

Si se le da directamente el dinero a los pobres, se lo suelen gastan en tonterías o con poca cabeza.

Le preguntamos por qué había comprado un televisor, un DVD, etc. si pensaba que su familia no tiene suficiente para comer. Se rió y dijo “¡Oh, pero la televisión es más importante que la comida!”

En muchos casos hay que pagar a la gente para que haga algo que es bueno para ellos. Por ejemplo, dar más comida a aquellas familias en que todos los hijos vayan a la escuela. Si no se les paga, las familias no enviarían a sus hijos, aún cuando fuera gratis.

Quizás el mayor problema del tercer mundo no es el hambre, ni la guerra, sino que las mujeres tienen demasiados hijos. Cada embarazo es una situación de enorme riesgo para la salud de la madre. Una familia con muchos hijos está condenada a ser pobre para siempre y a verse rodeada de problemas – “Una familia pequeña es una familia feliz”. Etiopía tiene 6.12 hijos por familia, una barbaridad. Así, casi lo mejor que puede hacerse con el dinero que se dona al tercer mundo, son planes de esterilización – algo que suena nazi, pero que es una cruda realidad. Una delirante pero muy eficaz medida fue la de multar de forma diferente a los que usan el tren sin pagar en la India. Si el infractor está esterilizado, la multa es menor. Este tipo de ideas geniales nunca las verás en documentales molones sobre ONGs. Pero hay mucha gente muy ingeniosa trabajando en ayudar a los pobres, a veces de formas que son poco intuitivas pero muy eficaces.

En la lucha contra el SIDA, medidas “occidentales” como distribuir preservativos, son totalmente ineficaces. Uno de los mejores métodos resultó ser puramente estadístico: la probabilidad de que un hombre tenga SIDA aumenta con su edad. Convenciendo a las niñas de este hecho, se consiguió disminuir la diferencia de edad entre maridos y mujeres – lo habitual es que una mujer se case con un hombre mucho mayor – y con ello, los datos de contagio se redujeron considerablemente.

Hay un capítulo bastante interesante sobre los microcréditos. Aunque se mencionan a menudo en los medios de comunicación, poco se sabe sobre ellos. Es muy curioso que los tipos de interés que aplican – a veces hasta un 25% – serían considerados usura en occidente. El problema es que la situación crediticia es tan débil en esos países que es frecuente encontrar créditos a un 4% diario, con lo que los microcréditos pasan a ser mucho más baratos en comparación. No obstante no sirven para todo el mundo, pues a veces sus condiciones son demasiado inflexibles para la vida de personas que se pueden tambalear por una inesperada enfermedad o la muerte de algún hijo. Los pobres tienen un serio problema en la inexistencia de un sistema bancario. Nadie ahorra nada, y de esa forma, cualquier situación provoca la desgracia de toda la familia.

Sobre los emprendedores del tercer mundo, el libro cuenta que en la mayoría de los casos surgen por una necesidad, al no poder conseguir un trabajo por otros medios. Una estadística que seguramente se pueda extrapolar al primer mundo:

Uno de cada cinco negocios que sólo tenían un empleado (autoempleo) en 2002, pasaron a tener otro empleado en 2005. Pero casi la mitad de esos negocios de un sólo empleado habían desaparecido en 2005.

(Esta segunda frase no hace falta que la pongáis en el Twitter).

Y otra frase totalmente aplicable a nuestro mundo, y que se ha visto con la crisis actual:

La estabilidad en el puesto de trabajo es lo que distingue a la clase media de los pobres.

Algunas ideas del libro son de ciencia ficción pero muy creativas. El concepto de subcontratación de ciudades. Ceder la soberanía temporal de ciudades a países más capacitados para que las dirijan y las lleven hacia la prosperidad, usando el ejemplo – no voluntario – de Hong Kong.

Para terminar, una frase que resume la idea de tener hijos en el tercer mundo:

Para muchos padres, los hijos son su futuro económico: una póliza de seguros, un producto de ahorro y algunos billetes de lotería, todo envuelto en un paquete de pequeño tamaño.

Os recomiendo la lectura del libro, es muy revelador y pragmático.

La vida en la cárcel

Uno de los libros más antiguos que tenía en mi lista de deseos de Amazon era el titulado “Tu vas a ir a la cárcel” (You Are Going To Prison). Nunca lo llegué a comprar por el prohibitivo precio (45$, sin versión electrónica).

Hace unos días, revisando la lista en busca de libros que se hayan empezado a editar en versión electrónica, decidí buscar libros relacionados con este: no puede ser la única guía que exista sobre lo que a uno le espera en la cárcel. Y fue cuando di con “Dentro: La vida tras los barrotes en Estados Unidos”Inside: Life Behind Bars in America. Con buenas opiniones y buen precio, decidí comprarlo.

El libro trata sobre eso: cómo es la vida real en una cárcel de Estados Unidos, desde el punto de vista del prisionero. Está contado desde dentro de la cárcel por alguien que pasó 25 años encerrado por un delito de tráfico de drogas que sí había cometido. Michael G. Santos entró en prisión con 21 años y una condena de 45 años que consiguió reducir a los 25 años antes citados.

No es que el libro me parezca interesante o muy bueno. Es que se trata probablemente del mejor libro de no ficción que he leído en mi vida y desde luego el que más es disfrutado en muchos años.

El autor continuamente tiene que excusarse, como ha sido un traficante de drogas y un preso se asume que todo lo que cuenta tiene una parte de mentira, aparte de que se ve obligado a cambiar las historias para evitar incriminar a los implicados que conoció de primerísima mano. A pesar de tener que reafirmar que lo que está contando es cierto una y otra vez, al margen de que ese libro se ha tenido que escribir parcialmente en cuadernos, es una narrativa de gran calidad literaria. El estilo no desmerece del idolatrado Malcolm Gladwell, a veces un poco pasional al narrar situaciones realmente espeluznantes.

Cuando piensas que Michael G. Santos se convirtió en escritor no por vocación, sino porque no le dejaban hacer ninguna de las otras actividades en las que se mostró interesado (desde la cárcel consiguió una carrera universitaria, luego un doctorado, pasó a interesarse por la bolsa, ganando una fortuna en la burbuja punto com, todo esto rodeado de criminales peligrosísimos y continuos ajusticiamientos internos) se te quitan todas las ganas de escribir hasta en Twitter.

Si te gustan las películas carcelarias, este libro te fascinará. Aprenderás un montón. Y te portarás mucho mejor. No dejéis que la tentación de leer un resumen os arruine una gran lectura. Pero si os da igual, seguid leyendo:

El libro comienza con el dato de que de la población actual de Estados Unidos, se estima que 20 millones de personas pasarán por la cárcel. Es un dato escalofriante, que muestra que es un texto con un público potencial alto.

El autor hace un recorrido por su vida en prisión, pero tratando de ser exhaustivo utilizando comentarios de amigos de la cárcel para aquellas experiencias más extremas que sólo pudo conocer de oídas.

Uno de los detalles que más llaman la atención es la diferencia entre las cárceles. En muchas películas vemos cómo los fiscales negocian no ya la condena, sino la prisión a la que irá el acusado. Y es que hay una enorme diferencia entre prisiones de máxima, media, baja y mínima seguridad, incluso entre aquellas estatales y las federales (las estatales son mucho más tranquilas). Y por encima de todas, las supermax, prisiones delirantes donde la mayoría de los presos sólo tienen un objetivo en mente: matar y hacer daño. Un tipo de cárcel donde Hannibal Lecter encontraría personajes de su talla.

Todo el mundo siente la tensión, la posibilidad constante de violencia letal.

La vida en prisiones de máxima seguridad tampoco es un juego de niños. Muchos prisioneros van a todas partes con un arma casera, por lo que pudiera pasar. Uno de los trucos para esconder este tipo de artilugios, es hacerlo en las zonas comunes de la prisión. Son lugares que se registran con menos regularidad y que, en caso de ser descubiertas, no arrastrarían ninguna sanción al dueño del arma.

Las descripciones del armamento más común son muy interesantes, en parte se alejan de lo que uno suele ver en las películas.

Por encima de todo el autor, que quiere mostrar la falta de cualquier valor educativo en el sistema penitenciario, muestra el dolor a que se enfrenta una persona que se arrepiente de lo que ha hecho y está dispuesta a cambiar. En la prisión la máxima prioridad es la seguridad de los carceleros, que evitan cualquier tipo de actividad – aunque sea formativa – con tal de limitar el contacto con el mundo exterior al mínimo. Para Michael Santos la cárcel sólo queda como un sitio donde perder:

La mayoría de mis 20, todos mis 30 y casi todos mis 40 (años).

Además, dentro de la prisión se destruye cualquier preconcepción social con que uno ingresara.

Mientras que en la calle suelen ser las personas más educadas las que alcanzan los puestos de mayor estatus social, en la cárcel impera un conjunto de valores totalmente diferente. Los convictos por dirigir grandes cárteles de droga y los que tienen contactos con el crimen organizado son la élite.

Para muchas mentes pervertidas de la prisión, la capacidad de infligir miedo es una cualidad por encima de todas las demás.

En la cárcel tu reputación lo es todo. No puedes permitir bajo ningún concepto tener una mala imagen o tendrás que atravesar un auténtico infierno en vida.

En las prisiones de alta seguridad, si alguien llega a ser conocido por ser un soplón, nunca podrá redimirse ante los ojos de la incapaz de perdonar población reclusa. Caerá en el ostracismo. No le dejarán sentarse en el comedor, usar el área recreativa, ver la televisión. Un hombre así no encontrará la tranquilidad en ninguna parte.

En las prisiones de máxima seguridad la violencia es constante.

No pasaba casi ninguna semana sin que se oyera a los guardas correr para ayudar a un hombre que estaba siendo apuñalado o apaleado.

No es lugar para blanquitos. Las historias de violaciones son peores a como se ven en las películas. Puede suceder que el violador sea incluso tu compañero de celda. Ante una situación así, la única opción es estar preparado para luchar hasta la muerte. Los problemas no se pueden evitar y acudir a los carceleros puede generar todo un nuevo abanico de problemas. Pero las dificultades pueden ser muy diferentes, también puedes ser extorsionado en la cárcel: ser obligado a entregar una determinada cantidad de dinero cada mes a determinados presos.

Pero si algo me ha sorprendido del libro es la posibilidad de tener sexo con mujeres dentro de la cárcel. Los guardas de prisiones son de ambos sexos y en algunos casos acceden a tener relaciones con prisioneros. Muchas veces es por el dinero – una mujer de físico descuidado consigue cobrar tanto como una actriz porno de primera fila en la calle. Otras veces por habilidades seductivas de los prisioneros: los chicos malos siempre son populares, en la cárcel suelen estar los más malos de todos. La carrera profesional de una mujer que se acueste con un preso termina abruptamente, incluso se arriesga a pasar al otro lado de las rejas. Pero entre los carceleros siempre hay gente mal pagada y con poca educación. La línea que les separa de los prisioneros a veces es mínima. Conseguir corromperlos suele ser relativamente sencillo.

El libro muestra un aspecto que poco se ve en las películas: la economía de las prisiones es diferente a la del mundo exterior. En la cárcel todo es posible, pero a precios hasta 10 veces superiores a los de la calle. Es por ello que, al ser un mercado relativamente grande, las posibilidades de grandes beneficios son importantes. En la cárcel hay drogas, tabaco, alcohol, suplementos nutricionales, hormonas y prostitutas. Casi todo el mundo necesita algo y se ve obligado a pagar el precio de mercado. En determinados casos presos importantes dentro de la jerarquía carcelaria son los que mantienen a sus familias en el exterior. Incluso algunos ganan más dinero estando en prisión que cuando estaban fuera de ella.

Los presos que tienen un modo de vida legal, con trabajos dentro de la cárcel y sueldos ridículos (0.8 euro la hora) consiguen ahorrar en muchos casos más que personas libres, al no tener apenas gastos y poder economizar durante décadas, como verdaderas hormigas. Un preso detenido durante décadas puede salir con ahorros conseguidos honradamente de más de 5.000 euros.

En la lucha por la rehabilitación, muchos presos se encuentran con todo tipo de dificultades para aprender una profesión o realizar estudios. En muchos casos uno debe elegir entre una prisión de mínima seguridad – donde desaparecen muchos problemas – o poder continuar formándose para su futura rehabilitación. Un traslado de cárcel puede significar que no se te permita completar una carrera universitaria.

El autor se vio obligado a buscar una ocupación alternativa para matar las largas horas de confinamiento, tras encontrar problemas para continuar sus estudios en prisión. Probó con los mercados de valores con cierto éxito, hasta el punto de declarar ingreso de más de 150.000 dólares en un determinado año. Todo esto contándole por carta a su hermana qué comprar y qué vender. Y también tuvo que dejar esta actividad porque le fue prohibida por las autoridades carcelarias.

El libro te traslada a un mundo caótico y brutal. Te dan ganas de portarte bien y alejarte de cualquier problema. Incluso de desear la cárcel a cualquiera, aunque sea familia real.

Lecturas de verano

Around Alone es un artículo muy interesante sobre uno de los últimos desafíos para navegadores: dar la vuelta al mundo solo y sin escalas. Todo esto ocurría al mismo tiempo que se estaba llegando a la Luna, por lo que estas historias, aunque en el centro de la atención mediática, sólo lo hicieron de forma secundaria. Fascinante el perfil de cada uno de los participantes y sus motivaciones para conseguir realizar la proeza.

Goodbye Miami. Miami es una de las ciudades importantes a menor altura sobre el nivel del mar. Con muchas construcciones sobre terrenos ganados al mar. Atacada por huracanes y con riesgos graves de suministro de agua. Un artículo demoledor que te explica como esa ciudad es una ficción que en los próximos 20-40 años se destapará como una ciudad insostenible y abocada al abandono a su suerte. La futura Detroit, esta vez causada por el “cambio” climático. Si no pasa nada especial, Florida desaparecerá de la faz de la Tierra. Y si sube el nivel del mar o hay un huracán importante, esto ocurrirá algo antes de lo esperado, nada más.

Are coders worth it? Todavía hoy los programadores son una de las pocas estrellas del mercado laboral. El artículo es interesante en tanto en cuanto muestra la perspectiva de un periodista vocacional que renuncia ante las imbatibles condiciones que consigue gracias a sus conocimientos de programación. La comparación entre empleos muestra lo absurdo de ignorar esta opción laboral – aunque no guste. Cuánta tontería se ha dicho en pos de vocaciones.

Captive Audience. Magnífico artículo sobre el mercado de los mp3 dentro de las cárceles americanas. Recientemente se han introducido estos dispositivos en las prisiones. Sólo se permiten modelos homologados (por un par de compañías). Existe algo parecido al Itunes, que permite filtrar las canciones a las que pueden acceder los presos.

Entre los requisitos de la homologación, está el que puedan ser desactivados remotamente en caso de robo. Estos aparatos cuestan más que un ipod y las canciones, más que las de itunes. Los radiocassetes, aún presentes en muchas prisiones, se suelen manipular para convertirlos en máquinas de hacer tatuajes.

Our Orgastic Future. Aunque será muy conocido por los devoradores de documentales, no conocía la enorme diferencia social entre chimpancés y bonobos, dos especies físicamente muy parecidas. Los primeros, aunque muy monos, son brutales y violentos animales que matan a una persona con facilidad. Los segundos, lo arreglan y organizan todo en torno al sexo, sin usar jamás la violencia.

How Long Can You Wait to Have a Baby? Interesante artículo sobre el reloj biológico de las mujeres. Por lo visto, su fertilidad va más allá de lo que se suele mencionar. El primer hijo se puede tener casi en la cuarentena con total normalidad. Muchos de los estudios “científicos” que alertan sobre su bajada de la fertilidad son de hace muchas décadas (incluso algún siglo). En gran parte esas mujeres tienen más problemas para quedarse embarazadas porque simplemente follan menos (en los días adecuados) que las más jóvenes.

Unmasking Reddit’s Violentacrez, The Biggest Troll on the Web. La historia de un troll de Internet, bastante conocido en Estados Unidos y por los usuarios de Reddit. El periodista no duda en publicar su nombre y ubicación en el momento en que los consigue averiguar, no sin mucha dificultad. Aunque esto no figura en el artículo, este desenmascaramiento provocó su despido inmediato en el trabajo y problemas para el periodista por contra ataques de simpatizantes del “troll”.

Lost in the Meritocracy. Un escritor relata su progresión en el sistema estudiantil hasta conseguir ingresar en una de las universidades más elitistas de Estados Unidos. Y como una vez allí, sufre una crisis de identidad, al verse rodeado de personas mucho más ricas que él y no tener más objetivos de progreso a la vista. Ser el mejor de cada clase se había convertido en un fin, en vez de un simple medio.

Utopian for Beginners. Sobre los creadores de lenguajes, por diversión o ejercicio lingüístico. Y cómo uno de los más populares (a nivel teórico) se convierte en un monstruo usado para fines que jamás imaginó su creador.

Meet the Man Who Sold His Fate to Investors at $1 a Share. Extraordinaria historia sobre un tipo normal y corriente que decide vender una parte de si mismo en forma de acciones. Y cómo va evolucionando el accionariado y su vida, pues en muchas ocasiones deja que sean los inversores los que tomen las decisiones sobre “la empresa”, que es su vida. La historia es excelente aunque fuera pura ficción.

Algunas cosas leidas recientemente

Desde que inventaron esto de Instapaper cada vez leo menos libros y más artículos largos. El gran perjudicado es, como no, Amazon.

Haciendo el récord de Tetris. Muy relacionada con la historia del mítico récord de “King of Kong” (del que no puedo creer que nunca escribiera). Un tipo se pone a investigar sobre récords en juegos de Arcade y se da cuenta de que el nivel de su mujer es tan alto en Tetris, que tal vez podría conseguir uno de esos récords.

The Gray Box. Sobre “cuando te encierran en el agujero”. Cómo de brutal es la práctica del confinamiento en aislamiento dentro de las cárceles. Lo normal es que pierdas el juicio. Aparte de otros posibles efectos secundarios en casos más benignos.

The Boy Who Played With Fusion. El chaval que consiguió la fusión nuclear con 16 años y medios más o menos modestos. No tan interesante, pero desde luego una alerta del peligro de los jóvenes brillantes cuando no muestran ningún miedo al “tú no puedes conseguir eso”.

Sobre el fiasco de Netflix. Netflix es la empresa sobre la que todo el mundo se atreve a opinar desde su sofá.

Sex, Lies and Hit Men. Una de mis historias favoritas de esta selección, narra las dificultades para encontrar un asesino a sueldo (como en la película de Horrible Bosses). Pero al mismo tiempo es una historia interesante de infidelidad.

The Mark. Interesantísima historia sobre los informadores del FBI. Gente que colabora regularmente con los servicios secretos americanos, y que gracias a ello vive en un área gris, dentro del mundo del crimen para poder dar chivatazos, pero al mismo tiempo lucrándose y realizando actividades ilegales continuas, de las que el FBI siempre acaba borrando la huella.

The Urban Hunt. Intentando cazar animales en la ciudad. Interesante.

La soledad del polígamo (que no polígono). Desapasionada descripción de la vida real de un polígamo en Estados Unidos. La dificultad que conlleva sostener varias familias, y la soledad de tener varias casas pero que en cierto modo, ninguna es la tuya.

Cuando uno piensa en un polígamo, se hace a la idea de una suerte de coleccionista de esposas. Así, cuesta pensar que ese hombre pudo divorciarse.

Tras la universidad, Bill se casó, dándole a la monogamia una oportunidad, pero al final llegó a la conclusión de que la unión entre un hombre y una única mujer era “innatural y contraproducente” y que el deseo de Dios para él es que fuera polígamo. Se divorció de su primera mujer y en cuestión de un par de años, tenía dos nuevas esposas.

El toque mágico. Sobre el interesante y desconocido juego de los dados (juego que no existe en los casinos de España, pero se ve en muchas películas americanas) y los que tratan de profesionalizarse en el juego. Un repaso a las ineficaces triquiñuelas y escuelas de campeones, que se forman en torno a los juegos de los casinos.

Un punto ingenioso es el que argumenta sobre las engañifas para apostar a un número o combinación de números en la lotería. Es algo sin ninguna base, ni científica ni real, pero es uno de los escasos engaños en que el resultado propuesto por el estafador es el mejor posible. O tan malo como cualquier otro, al ser cualquier combinación equiprobable. Al fomentar la esperanza del jugador, tiene hasta un punto positivo. Tal vez no supieras que hay bastantes libros sobre métodos para ganar a la lotería.

En España no se permite jugar a los dados, por el miedo a cualquier tipo de trampa. Llama la atención de que algo tan trivial como lanzar un dado contra una pared y conseguir un determinado resultado, es algo casi imposible de conseguir. Es difícil que el lanzamiento de un dado no sea aleatorio.

A pesar de ello, los dados es uno de los juegos con menor margen para el casino.

Sobre un apostador profesional en la NBA. Este artículo me pareció bastante aburrido, salvo por un detalle brutal de su protagonista y cómo se inició en el mundo de las apuestas.

Haralabos Voulgaris fundó una modesta compañía. Al cabo de los años había ahorrado 70.000 dólares. En el año 2000, las apuestas estaban 6,5 a 1 sobre que los Lakers ganarían la NBA ese año. En año anterior habían caído en segunda ronda de los playoff contra los Spurs. Voulgaris se jugó los 70.000 dólares a que ganarían la liga, una apuesta de la que tardaría seis meses en conocerse el resultado.

Animals. Desquiciante historia sobre un pirado de la América profunda que monta un zoo privado en su granja. Una granja con casi 20 tigres. Y qué pasa, si decide soltar a todos los animales de golpe.

Más sobre Google

He estado actualizando el artículo sobre “los que pudieron comprar a Google y fueron tan ciegos como para no hacerlo“. Una de las cosas más desesperantes de los blogs es dejar opiniones equivocadas o incompletas, a pesar de que pasado un tiempo se conoce mejor la realidad. Si se puede corregir, se debe mejorar.

Básicamente es incluir una referencia al libro que leí recientemente, In The Plex: How Google Thinks, Works, and Shapes Our Lives. Estamos en el año 2011 y un libro ofrece información mucho más veraz y válida que ninguna página de Internet, sobre Google, del que se ha dicho y escrito todo.

De ese libro, que a veces resulta muy servil, destacaría sobre todo el capítulo de “Google y China”. Una narración sobre cómo fue el desembarco de Google en el complicado mercado chino y cómo fue su salida. No es un periodista que haya investigado por su cuenta. Ha estado hablando con todas las personas importantes que tuvieron algo que ver con esa operación de Google, sobre todo los dos fundadores.

Luego he tenido la oportunidad de leer algún extracto de artículo sobre la salida de Google de China, por supuestos expertos en el tema, y te das cuenta de que han leído parte del artículo de la Wikipedia y las notas de prensa de periódicos, lo que les da una visión tan superficial como desacertada sobre la realidad.

Quien esté interesado en ese capítulo, puede buscar el libro por muchos medios. Y no tengo problema en enviárselo por correo a quien me lo pida.

De la presencia de Google en China y su lucha feroz contra Baidu, el buscador chino, destaca el sorprendente hecho de que Baidu no es un clon de Google. La “genial” idea de crear un buscador basado en links no fue específica de Larry Page (y Sergey Brin siempre en segundo plano) sino que la tuvieron otras dos personas de forma independiente.

Robin Li, el fundador de Baidu, consiguió una patente en Estados Unidos en 1996, sobre RankDex, su sistema de valorar páginas de acuerdo a los enlaces. La primera versión de Google, muy verde, es de agosto de 1996. La patente indica que el desarrollo es muy anterior a la obtención de la misma.

Básicamente se puede decir que Google no inventó el sistema de enlaces, simplemente fue el que se hizo más famoso por él. Y si por el verdadero inventor del teléfono hay una lucha feroz, ¿Por que no reconocer sin más que fue Li quien inventó el PageRank, cuando hay todo tipo de pruebas al respecto?

Li tardó mucho tiempo en aplicar su invención a un producto comercial, y ahí se ve que fue el éxito de Google el que le empujaría a crear un buscador para China.

Cuando Google mostró sus primeras versiones de buscador chino, sus resultados eran claramente peores que los de Baidu. Además llama la atención que era especialmente torpe a la hora de mostrar información reciente.

De lo más interesante de la presencia de Google en China es ver cómo se comportaba la empresa en su papel de “segundones” y lo bien que se estaban adaptando, llegando a acercarse poco a poco al puesto de Baidu, pero sin nunca conseguirlo.

La forma en que Google abandonó el país fue exageradamente histriónica, tratando de ganar puntos y mejorar su imagen de “Don’t Be evil“, cuando era una decisión que ya estaba tomada.

Casi nadie, y el libro tampoco, se ha preocupado de narrar el drama de los ingenieros de Google en China, que se embarcaron en un proyecto complejísimo, y cuando estaban cercanos al éxito, fueron despedidos de la noche a la mañana por una decisión tomada desde Estados Unidos y de la que se enteraron por la prensa.

El libro en general es recomendable para los que quieran aprender de la historia de Internet. Te das cuenta de que mucho de lo que has leído de páginas supuestamente fiables es muy superficial. Internet cada vez es menos información y más plantar pepinos virtuales en una granja de Facebook.

El libro más caro del mundo

Hace unos días se supo que habían robado el Codex Calixtinus, un libro del siglo XII muy relacionado con el Camino de Santiago.

Qué duda cabe que es una pérdida de valor incalculable, pero los periódicos españoles, azuzados por los responsables de no haberlo cuidado, han llegado a enunciar que se trataba del libro más valioso del mundo.

Matemáticamente, tiene lógica. Un libro de valor incalculable, vale infinito. Y no hay nada más grande que infinito. Pero cierto es que, dentro de esas infinitudes, las hay mucho mayores y el dato que frívolamente se publica en la prensa es una exageración intolerable.

Si uno se atiene a transacciones, uno de los manucritos más valiosos que existen es el códice comprado por Bill Gates. El Codex Leicester, obra de Leonardo Da Vinci, que se compró en una subasta por 30.8 millones de dólares.

Ahora bien, si uno se limita al sentido común, ¿Cuál es el libro más valioso del mundo? De entre tanto libro de valor incalculable, ¿Cuál es el más incalculable de todos?

En mi opinión, ha de ser uno de los manuscritos más antiguos de la Biblia, el Codex Sinaiticus. Es un libro tan valioso, que se conserva en cuatro trozos, repartidos entre la British Library de Londres, el monasterio St. Catherine’s de Sinai, La biblioteca de la Universidad de Leipzig, y la Biblioteca Nacional Rusa.

Ahora bien, estamos hablando de los libros conocidos y que aún se conservan. Si tratamos de encontrar al libro más valioso que jamás ha existido, una mención de honor ha de hacerse a la obra del dramaturgo griego Esquilo.

A su muerte, aproximadamente en el año 456 antes de Cristo, la República de Atenas ordenó que se editara un volumen con su obra completa.

Dos siglos después, Ptolomeo III (282 – 222 a. C) rey de Egipto, encargó la mejora de la Biblioteca de Alejandría. Al catalogar los contenidos, los bibliotecarios se dieron cuenta de que había una notable laguna: Esquilo. Por una coincidencia inexplicable, no había ni una sola obra de tan importante autor.

Ptolomeo III mandó embajadores a Grecia, que descubrieron que sólo había una copia de la obra completa de Esquilo, copia guardada con celo en Atenas. Los embajadores negociaron que Atenas entregara en préstamo la obra única, para que se pudiera realizar una copia, que sería depositada en Alejandría.

Los griegos aceptaron el acuerdo, tras solicitar una fianza de quince talentos de plata, una cantidad indeterminable de dinero. Para estimarla, se ha de saber que el impuesto anual que tenía que pagar el Reino de Judea a Egipto era de veinte talentos y que esta cantidad les pareció tan excesiva que provocó el desafío de Onias II, que se negó a pagarlo, arriesgándose a la declaración de guerra.

Atenas era entonces una República de tamaño insignificante comparada con el reino de Egipto y aceptó el préstamo con fianza. Pero una vez el libro llegó a territorio egipcio, se ordenó que no sería devuelto jamás, quedando la única copia en la biblioteca de Alejandría. Además, el rey exigió que estuviera terminantemente prohibida su copia.

La pérdida del libro fue tan dolorosa para Atenas, que incluso estuvo pensando en declarar la guerra a Egipto – hubiera resultado en un suicidio peor que el de los 300. Al final, la fuerza se impuso a la razón y el libro permaneció durante siglos en Alejandría, con la prohibición siempre vigente. Personalidades de todo el mundo tuvieron que desplazarse a dicha ciudad sólo para poder leer la obra de Esquilo.

El libro pereció con la Biblioteca, en el siglo VII después de Cristo. Aunque con la calculadora, costaba 15 talentos de plata, que a 26 kilos el talento, son menos de 500.000 euros, ese era un libro de valor incalculable de verdad.

Fuente: Esquilo, perdido para siempre.
Relacionados: El cuadro más caro del mundo.

The Devil in the White City

Una lectura muy recomendable es la novela de Erik Larson: The Devil in the White City. Llegue a ella por el camino difícil: listando en Amazon libros que tuvieran valoraciones excelentes para determinadas temáticas. Por mucho que se afanen en decirnos lo contrario, los sistemas de recomendación informatizados siguen siendo penosos.

Pues bien, ese libro tiene un formato interesante. Trata dos historias totalmente independientes pero que ocurrieron en el mismo lugar y en la misma época. No trata de forzarlas para que sean una misma historia. Se narran en paralelo pero cada una va por su lado y no hay final sorprendente donde todo se une.

Las historias son muy interesantes y al mismo tiempo que sorprenden por lo poco conocidas.

Por un lado trata sobre “The Devil” en la figura de H.H. Holmes uno de los primeros asesinos en serie – según la imagen actual – y al tiempo uno de los más complejos y fascinantes que han existido, incluso incluyendo en esta categoría a todos los personas de ficción.

Por otro lado trata sobre “The White City”, la Exposición Universal de Chicago en 1893. Habiendo vivido en la sombra de la famosa Exposición Universal de Sevilla de 1992, también sobre el mismo centenario del descubrimiento de América, y habiendo visitado la más reciente de todas las Exposiciones Universales, el conocer cómo eran estas exhibiciones en su época dorada y cuando tenían algún sentido me ha gustado mucho.

Estaréis de acuerdo conmigo en que la mezcla es realmente extraña. Un libro que trata al mismo tiempo sobre un asesino en serie y una Exposición Universal. Cada una de las historias es muy interesante por separado. Pero Erik Larson consigue un trabajo muy logrado y mucho más interesante en la narrativa simultánea, mezclando un capítulo del asesino con otro sobre la Exposición, narrando los hechos cronológicamente.

El libro ha tenido mucho éxito en Estados Unidos, incluso un actor muy conocido ha comprado los derechos para el cine, especialmente pensando en la trama del asesino en serie H.H. Holmes. Aunque la verdad es que sobre este enigmático criminal hay varios libros mucho más extensos y concentrados exclusivamente en su vida.

Os recomiendo que compréis el libro sin saber mucho más. Si lo compráis en papel está a un precio tirado, 7 dólares. Lo compré en su versión para Kindle. Comprar un libro digital comienza a convertirse en todo un hecho noticioso.

Última oportunidad. Lo siguiente, es ir contando todos los secretos del libro. Puedes dejar de leer, ahora.
Continúa leyendo The Devil in the White City

Lo peor de las guias de viajes

A lo largo de mi vida me he tropezado con tantas guías de viajes, ya sea de destinos que he visitado como de lugares que al final no pudieron ser, que creo poder hablar sobre ellas con algo de conocimiento.

Qué duda cabe que aún hoy en día con la existencia de Internet su utilidad sigue siendo manifiesta. Y es que los portales sobre turismo, ya sean colaborativos o mediante supuestas redes sociales, son bastante lamentables, salvo Tripadvisor en las valoraciones de hoteles.

Pero las guías hay veces que te hacen desear la muerte a fuego lento de los editores. Pues igual que ayudan en muchas situaciones, en otras te echan una mano al cuello. Algunos de los peores vicios que les he encontrado son los siguientes:

  • El lugar inexistente
  • Un problema cada vez menos común pero no exento de riesgo es cuando una guía de viajes te recomienda un sitio ¡Que ya no existe! Cuando de lo que te habla es de un hotel y tienes pensado plantarte allí sin reserva, el daño que puede hacerte esa pequeña omisión es tremendo.

    Esto sucede sobre todo porque muchas guías se actualizan sólo en algunos apartados. Puedes ver que la guía está actualizada a 2010 pero una lectura detallada te lleva a observar que sólo un porcentaje muy pequeño del libro está actualizado a esa fecha. Hay auténticas zonas tenebrosas que se copian tal cual edición tras edición. Si vas con una guía anticuada sabes lo que puedes encontrate, pero si se supone que es más moderna te expones a toparte de bruces con uno de esos lugares que no existen.

    También es negativo cuando hay lugares que existen y que no te indican. Esto es especialmente molesto en lo que a estaciones de metro se refiere pues a veces te dan rutas para ir a un sitio o puntos de referencia que están totalmente obsoletos. Puede haber una parada de metro que se llame Museo de la Ciencia pero la guía te dice que para ir al museo de la Ciencia lo mejor es el autobús.

  • La valoración vacía de contenido
  • En una guía hay que resumir toda una ciudad, o incluso un país entero, en pocos párrafos. Esto obliga a ser muy concretos en lo que se dice, no se puede escribir palabrería de relleno. Un fallo que pone de los nervios es cuando se da una lista de sitios recomendados y de uno de ellos se da un juicio vago, sin llegar a precisar si es bueno o regular. Si se muestran restaurantes de una ciudad: indicar los mejores, los que siendo baratos sean buenos y punto. No se puede incluir un sitio que diga “La ubicación es bastante buena, salvo cuando haga mucho sol. Pero la comida y el servicio son muy mejorables.” Se supone que has visitado 100 restaurantes y te has quedado con los 5 ó 10 mejores. No necesito que me pongas ni uno sólo de los malos.

  • El rollo guay
  • Sobre todo en la guía Lonely Planet, pero también en muchas otras, se trata de identificar al lector con un tipo humano que normalmente no coincide con el ciudadano medio. No entiendo por qué se asocia con una persona independiente, ecologista, solidaria, deportista y gay. Luego viajas y te encuentras a los de siempre: familias con niños, tripones, alcoholizables, fiesteros, incultos y desenfadados. Vamos, gente promedio.

    Cuando se mencionan idioteces como lo de las emisiones de CO2 en un libro de viajes, la autocensura se echa en falta. Luego la guía te muestra una serie de planes genéricos y otros adaptados a esos tipos humanos tan urbanos y modernos. Pero muchos de esos planes no te sirven para nada, ni a ti ni a nadie porque las personas que leen la guía suelen ser como he dicho antes de lo más normal. Y como antes te encuentras con un tomaco tremendo, molesto de llevar porque a alguien se le ocurrió incluir un apartado en cada pueblo que se llama “turismo solidario”.

    Si un destino es “de turismo sexual” y otro un “paraíso de las compras piratas” o un tercero famoso por sus tatuajes no importa si a ti no te gustan los tatuajes o eres célibe o no te causa rechazo el pirateo. Tienes la obligación de contar lo que la gente espera oír, censurando sólo lo que sea claramente ilegal. Pero hablar de unas islas donde todo el mundo encuentra pareja pero no mencionar esos sitios por cuestiones personales del editor es un tanto ridículo.

  • La guía al peso
  • Se nota que en las guías de viaje se ha entrado en una tendencia irracional en la que el libro más grueso es el mejor. Y esto provoca que se rellenen las guías con más y más información, normalmente inútil. Algunas incluso tienen tipografías inusitadamente grandes para que el libro ocupe muchas páginas. La sección de “notas” del final donde hay varias páginas en blanco creo que no para de crecer, cualquier día te la entregan con un cuaderno de canutillo adosado.

    Sucede un poco como con las cuchillas de afeitar, que ni el fabricante ni el usuario quieren ver crecer esa loca espiral de más y más cuchillas pero la situación se ha asentado y no hay quien rompa el equilibrio. Uno tiene tendencia a descartar libros muy breves y las editoriales rellenan que da gusto.

    La realidad es que la guía suele ir siempre en la mochila o el bolso y si pesa y abulta es una gran molestia. Una guía de viajes que fuera como un cuaderno con anillas, en la que puedas sacar las páginas correspondientes al sitio que vas a visitar podría arrasar. El problema es que también sería mucho más fácil de escanear y de piratear o compartir por Internet.

  • El viajero cutre
  • Especialmente la guía Lonely Planet destaca por su idea, que llevan hasta lo patológico, de ahorrar lo más posible. Pero también otras siguen esta tendencia de mostrar opciones siempre muy baratas. Que pueden tener algún sentido en ciudades caras, como Moscú u Oslo. Pero que pierden todo sentido en destinos como Egipto o Vietnam.

    Resulta hilarante, si no fuera porque no te ofrecen alternativa posible, cuando te narran el desplazamiento para ir desde A a B empleando tres autobuses locales de horarios impredecibles cuando en la cuarta parte del tiempo y por sólo el doble de dinero, y aún una cantidad irrisoria, puedes desplazarte en taxi. O cuando te recomiendan lugares locales donde dormir muy baratos pero que no tienen baño, ni siquiera compartido.

    Creo que falta un poco de sentido común en ese tipo de sugerencias. Entender que si en España uno puede permitirse un cuatro estrellas y en Egipto, por un poco menos se va a uno de cinco, pues que no hay ni que mencionar los lugares de tres estrellas.

    También hay un error equivalente cuando se muestran opciones “de lujo” en que se muestran, a veces sin mayor investigación, los lugares más caros dentro de un destino barato. Cuando el lugar de destino es de muy bajo poder adquisitivo los sitios elegantes, que uno puede permitirse, no se seleccionan sino que se muestran por orden de precio. Y las mismas descripciones no dan apenas detalles del lugar, sólo que es caro o más caro que el otro.

  • Los mapas
  • Los mapas que muestran las guías suelen ser pésimos.

  • Cada sitio tiene su encanto
  • Quizás el peor defecto de todos es el que indica Miguel en los comentarios: cuando todo se pinta de color de rosa pero no se entra en valoraciones, en dar preferencias. España está llena de ciudades interesantes pero si sólo tienes un día, entonces visita Madrid. Y si vas a ver dos ciudades, Madrid y Barcelona. Y para tres incluye Sevilla. Pero no, las guías dan un montón de atractivos de cada ciudad y te toca a ti decidir qué es lo que te conviene. Y constantemente hay que seleccionar y descartar lugares por falta de tiempo.

    En eso las guías de Lonely Planet han avanzado un poco pues sugieren visitas para itinerarios de dos o tres días. Pero aunque se atreven a sugerir lugares donde comer y dormir no he visto ni una sola guía que valore los atractivos de las atracciones, que se atreva a dar un 8 a la Sagrada Familia y un 7,5 al Parque Güell. Los dos son excelentes, tu verás el que ves.

  • La recomendación de restaurantes
  • Un problema común que encuentro es que las sugerencias de sitios donde comer o tomar una copa no siempre tienen lógica con la vida normal de un turista, de agenda especialmente apretada. Cientos de veces uno visita un museo, un parque o una iglesia y sale de allí a la hora de la comida. Luego mira los posibles sitios donde ir a comer que te dice la guía y no hay ninguno cerca. Al final uno acaba escogiendo al azar y sólo usa las recomendaciones de dónde comer en lugares muy pequeños o cuando se quiere dar uno un capricho y planifica la visita al restaurante como una excursión más.

    Este problema tampoco está resuelto con las páginas de Internet que te dan listados extensos de restaurantes próximos pero sin valorar o sin descartar. Te toca leer opiniones como un loco e intentar decidir.

Seguro que vosotros tenéis algo más de que quejaros. Podéis hacerlo en los comentarios.